LaJornada: El asesinato del maíz

La ciencia no es una religión, pero es capaz de cometer altos crímenes como si lo fuera.
La historia moderna abunda en ejemplos. Aunque todos se originan en meticulosas y hasta geniales razones, cuando cumplen sus propósitos causan un daño inmenso en el blanco elegido. Cuando el fin es explícitamente bélico, de destruir se trata.
continúa leyendo esta nota en: http://www.jornada.unam.mx/2018/02/12/opinion/a09a1cul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *